Los autónomos jubilados, «los más pobres de Europa»

pensiones

La Confederación Intersectorial de Autónomos tilda de «absoluta precariedad» la situación de estos pensionistas, que en su gran mayoría han cotizado por la base mínima a lo largo de su vida laboral

Una de las quejas habituales de los trabajadores autónomos es la pensión baja que tienen, hasta el punto de que son «los más pobres de Europa», según la Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español (CIAE). Esto se deriva de que la gran mayoría cotizan por la base mínima gran parte de su vida laboral.

La Comisión Europea (CE) echó un rapapolvo a España por la brecha que hay entre las pensiones de los autónomos y la de los trabajadores por cuenta ajena. Un 27% de diferencia, el porcentaje más elevado de toda la UE, que de media se sitúa en el 19%, según datos extraídos de la Encuesta de salud, edad y jubilación en Europa que elabora la CE. «Europa ha vuelto de nuevo a exponer con claridad la situación de absoluta precariedad que viven los pensionistas autónomos», denunció recientemente la CIAE en un comunicado.

«Es una vergüenza que los autónomos españoles sean el colectivo en el que se dan los más altos niveles de pobreza de los jubilados de Europa», dice esta asociación, que hace hincapié en que las advertencias europeas «caen en saco roto entre nuestros legisladores».

Reformar y concienciar

La secretaria de organización y responsable del área laboral de la Confederació de Treballadors Autònoms de Catalunya (CTAC), Vanessa López, admite que la pensión de un autónomo es baja porque estos, en su gran mayoría, cotizan por la base mínima, y «no existe la cultura, y menos entre las personas más mayores, que son las que ahora se jubilan, de aumentar la base de cotización cuando pueden», y esto es, muchas veces, «por desinformación, por ignorancia», algo que «desde la CTAC intentamos subsanar con una labor de concienciación», asegura.

«En realidad, tampoco es que los ingresos de los autónomos den mucho margen para poder subir esa base de cotización, puesto que el rendimiento neto medio de un trabajador por cuenta propia está entre los 12.000 y los 15.000 euros anuales», puntualiza.

Si hay dificultades para subirse la base de cotización, y «prácticamente nadie cotiza para la protección por cese de actividad (un 2,20% adicional de cotización que permite cobrar lo que sería el paro, «solo si se cumplen una serie de requisitos muy estrictos»), queda claro que hacerse un plan de pensiones privado es «una ilusión».

Según Vanessa López, «el sistema de cotización debería reformarse, porque hoy no funciona». «Un autónomo con unos rendimientos de 12.000 euros, y otro con 60.000, pagan la misma cuota. Sale perjudicado el autónomo que gana menos, y el propio sistema», ejemplifica.

La solución que apunta la CTAC es que se cotice según el rendimiento neto de actividad, a partir de unos baremos similares a los tramos del IRPF. «Así, aquellos autónomos que ganan más aportarían más al sistema, que sería más sostenible», argumenta.

La cotización según rendimiento de actividad era una de las enmiendas para incluir en la última ley de reformas urgentes del trabajo autónomo (octubre 2017), pero finalmente quedó fuera.

Véase notícia completa

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*