Sense risc: les notícies de salut laboral i medi ambient. Parlem de la #PRL i el #treball #autònom

SENSERISC PRLSi hablamos de la Prevención de Riesgos del colectivo de trabajadores autónomos  y autónomas, entendiéndolo como la promoción a la mejora de las condiciones de Trabajo y la elevación del nivel de protecció de la seguridad y salud  del colectivo, todavía requiere de mucha pedagogia y un esfuerzo conjunto y solidario de todos los interlocutores. Más adelante comentaremos lo que ocurre con aquellos trabajadores y trabajadoras autónomas, que no tienen la obligatoriedad del cumplimiento en materia de Prevención de Riesgos Laborales. Veámos quienes sí.

Pincha aquí para ver todo el artículo

La Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajador Autónomo en su Art. 5, habla de los deberes profesionales básicos  y establece que los trabajadores autónomos deben  cumplir con las obligaciones en materia de seguridad y salud laborales que la ley o los contratos que tengan presentes les impongan, así como seguir las normas de carácter colectivo derivadas del lugar de prestación de servicios.

Además, el articulo 8 del Estatuto del trabajado autónomo  establece que,  cuando en un mismo centro de trabajo desarrollen actividades trabajadores autónomos y trabajadores de otra u otras empresas, así como cuando los trabajadores autónomos ejecuten su actividad profesional en los locales o centros de trabajo de las empresas para las que presten servicios, serán de aplicación para todos ellos los deberes de cooperación, información e instrucción previstos en los apartados 1 y 2 del artículo 24 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales que dice:

  • Cuando en un mismo centro de trabajo desarrollen actividades trabajadores de dos o más empresas, éstas deberán cooperar en la aplicación de la normativa sobre prevención de riesgos laborales. A tal fin, establecerán los medios de coordinación que sean necesarios en cuanto a la protección y prevención de riesgos laborales y la información sobre los mismos a sus respectivos trabajadores, en los términos previstos en el apartado 1 del artículo 18 de esta Ley.
  • El empresario titular del centro de trabajo adoptará las medidas necesarias para que aquellos otros empresarios que desarrollen actividades en su centro de trabajo reciban la información y las instrucciones adecuadas, en relación con los riesgos existentes en el centro de trabajo y con las medidas de protección y prevención correspondientes, así como sobre las medidas de emergencia a aplicar, para su traslado a sus respectivos trabajadores.

La información que el empresario debe facilitar según art. 18.1 Ley 31/1995  de prevención de riesgos laborales es:

  • Los riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo, tanto aquellos que afecten a la empresa en su conjunto como a cada tipo de puesto de trabajo o función.
  • Las medidas y actividades de protección y prevención aplicables a los riesgos señalados en el apartado anterior.
  • Las medidas de emergencias adoptadas.

Lo expuesto anteriormente, es lo que contempla la normativa sobre Prevención de Riesgos Laborales en cuanto al colectivo de los trabajadores y trabajadoras autónomas.

Por ello y como conclusión; en cuanto a las obligaciones de los trabajadores autónomos sobe Prevención de Riesgos Laborales podemos afirmar que:

Si el autónomo no tiene trabajadores asalariados no tiene obligaciones en materia de Prevención. Aunque, si el autónomo ha sido contratado por otra empresa, ésta,  podrá pedirle la evaluación de riesgos y la carta de aptitud médica.

Por lo tanto, si la empresa contrata a un autónomo que no tiene asalariados para la realización de una actividad deberá cumplir las obligaciones establecidas en la normativa sobre prevención de riesgos laborales, concretamente con la coordinación de actividades empresariales. En la práctica es suficiente con que el autónomo se subrogue  al  plan de seguridad de la empresa principal, es decir, leerlo, firmarlo y cumplirlo.

Así mismo el autónomo debe informar al empresario contratante de los riesgos que genera su actividad y de la planificación preventiva. Para ello precisa de una evaluación de riesgos, para que el empresario pueda organizar el trabajo de todos (asalariados y autónomos).

La única excepción que recoge la normativa es la de los trabajadores por cuenta propia sin empleados a su cargo, que no compartan centro de trabajo con ninguna otra empresa ni realicen trabajos para otro negocio. Para todos los demás, la ley 31/1995 del 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales impone una serie de obligaciones que el autónomo tendrá que tener en cuenta para el desarrollo de su actividad.

En Cataluña actualmente hay 331.130 autoempleados persona física.

Sin asalariados a cargo hay 264.528, que representa el 79,90% del total.

Y únicamente 66.602 tienen trabajadores a su cargo, el 20% del total.

Por ello nuestros objetivos más específicos para el colectivo, en virtud de las siguientes situaciones identificadas, principalmente son el cumplimiento de las recomendaciones que el Consejo Europeo realizó a los Estados Miembros, para garantizar que el derecho de los trabajadores autónomos y autónomas sea la protección de su salud y Seguridad en el Trabajo. En este sentido, sin olvidar la presión que en el mercado laboral se viene ejerciendo para que todos los trabajadores esten intregrados en las actividades preventivas reglamentarias.Necesitamos reforzar la caréncia de información básica sobre aspectos de gestión y sobre los riesgos laborales así como las medidas peventivas en diferentes sectores.És muy importante la Prevención y protección del colectivo delante de Nuevos riesgos o riesgos emergentes, así como dar más soporte a los colectivos más desprotegides. És necesario ampliar la cultura preventiva de nuestro colectivo de trabajadores y trabajadoras autónomas.

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

*